sábado, 5 de diciembre de 2009

¿Suena interesante?

ASESINA (PRÓLOGO)
Bienvenido a este lugar. Supongo que te preguntarás dónde estamos. Me lo imaginaba… ah, la curiosidad humana… ¿pero acaso eso importa? No creo que hayas venido hasta aquí como turista, no das el perfil. Creo que a nosotros nos interesan más otros asuntos. Como por ejemplo, sentarnos un rato en ese banco a charlar. En ese, tiene unas vistas estupendas del parque.
Fíjate bien en cómo juegan los niños en la zona infantil, da gusto ver cómo se divierten, ¿verdad? Cuánto daríamos nosotros por volver a esos años, ¿eh?
Pero quiero que mires con atención algo más. Fíjate en esa niña, la del rincón. Es Alicia. Pobrecilla, no me extraña que esté triste, su abuela murió ayer. Aunque la verdad es que nunca ha sido una niña muy alegre. Muchos dicen que es por celos de su hermanita, pero lleva siendo así toda su vida. No la pierdas de vista, ahora que se ha puesto de pie, ¿ves lo alta que es? Los niños se meten con ella por eso; por eso y por lo delgada que está. El otro día estaba su madre en el patio del colegio comentando con otra lo mal que comía Alicia. Hemos tenido suerte de verla, nunca sale de casa a menos que su madre la obligue, por eso es tan pálida.
A decir verdad, no me extraña que los niños no la quieran. Los críos son muy crueles y ella es muy diferente. Con ese pelo tan oscuro, su piel pálida y lo alta y delgada que es, los niños dicen que les da miedo. Si al menos no fuese tan miedosa… Su madre también comentó que está tratando de evitar que Alicia duerma con la luz encendida, pero la niña tiene pánico a la oscuridad.
Bueno parece que se va… ¿qué te pasa? Pareces preocupado. No te extrañes, soplan vientos de cambio. Díselo a los viejos del lugar, ellos también lo notan. No te alarmes, a veces los cambios son buenos, otras veces son malos, y las más son buenos para unos y malos para otros. Es ley de vida, amigo mío.
En cuanto a Alicia… no te preocupes por ella. Algo me dice que estará bien, al menos de momento. Ya sabes cómo son los niños… crecen tan rápido… parece mentira que hayamos sido alguna vez críos de siete años, ¿verdad?
¿Te vas ya? Yo creo que no. Al parecer has venido para quedarte, ya lo sabía yo. Disfruta mientras puedas, ahora esto es un lugar muy agradable. Dentro de unos años… ¡Quién sabe!
¡Ah! Y un último consejo, échale un ojo a Alicia de vez en cuando, tengo un presentimiento acerca de esa niña.
Aunque, por supuesto, tú no creerás en esas cosas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Pero que poco porno Paula!!!

Tío Rutero-Sam dijo...

Paula!!! anda!! que esta empezando una novela??? me la tienes que pasar!!!
me hago tu seguidor un beso!