domingo, 26 de octubre de 2008

Muñecas

-La última vez que nos vimos, yo era todavía inocente... no sabía nada del mundo, de su crueldad, de sus estúpidas, estúpidas normas!
El tiempo fue pasando, y nosotras fuimos creciendo y convirtiéndonos en aquello que debíamos, en pequeñas y frágiles muñecas de plástico y seda.
Pero tu sabes mejor que nadie que nuestras circunstancias han sido un poco distintas... verdad?, tu ibas de lujo en lujo, de fiesta en fiesta, de vicio en vicio... yo... yo he dado más de lo que tengo, más de lo que se puede dar, y ya no soy nada!!
Y ahora de repente estás otra vez en mis manos como antaño, recuerdas? ... o no?
Ni siquiera sé si eres la misma de antes, solo sé que hay cientas como tú, y no puedo soportarlo!! Hubo un tiempo en el que yo quería una vida así, e incluso la tuve, pero la vida se encargó de enseñarme una valiosa lección, que ahora debo enseñarte yo a tí...-.
La joven ligera de ropa que se encontraba atada a la silla se estremeció de terror y con un hilo de voz preguntó a la figura femenina semioculta en la oscuridad:
-¿Qué clase de... emm... lección?
La figura salió de las sombras dejando a la luz un especimen humano de la misma calaña, pero mucho más maltratado por el tiempo, que con una voz extrañamente dulce y unos ojos en los que se adivinaba un pasado oscuro y una sombra de locura, contestó dejando entrever un largo cuchillo entre los pliegues de su ropa:
- Nunca seas una muñeca, mi niña... es demasiado fácil dejarlas sin cabeza.


1 comentario:

Werewolf dijo...

Me gusta... y me da miedo... que pienses así... que tengas esas ideas... de psicópata... porque... en este mundo... no hay sitio para mas gente como yo...